Shakira y el kitsch latinoamericano

Shakira logró que por primera vez en la historia, millones de espectadores del otro lado del charco cuestionasen a Google, la situación geográfica de Colombia. Lícito es agregar, que su fundación Pies Descalzos, contribuye al amparo de miles de niños desplazados, albergándoles en patrias óptimas donde la guerra y el hambre ya no firman el día a día. Pero yo no he venido a ver el cielo, diría Lorca. Y creo oportuno subrayar virtudes de una entidad social y artística siempre y cuando sea dable indicar torpezas que, en notas de Herman Broch, serán un mal en el sistema de valores en el arte.

La evolución artística de la estrella barranquillera es asombrosa. Muy típica del Establishment norteamericano.  Y pasar del negro al rubio, o del orondo a una figura estilizada pareció necesario. Como producto, pareció necesario. ¿Pero para quién?; ¿La audiencia? ¿La industria? ¿el artista? Uno de sus últimos vídeos promocionales “Loba”, puede uno entenderlo como obra que deifica la vulgaridad y el mal gusto. Preocupa que la rubia se traicione al priorizar en su carrera un sustrato económico. Si en su próximo Hits despliega un arsenal de carnicería preocupa menos. Más, si aquello termina en los jóvenes como un kitsch aplaudido y necesario.  Un caso palmario es el reggaetón, que numerosos grupos hacen de este subgénero un acto despreciable y que los jóvenes latinoamericanos a falta de una clara identidad, lo han adoptado como patrón de festejo.

En la cultura del pop latinoamericano existen casos laudatorios de artistas que son un ejemplo. Juanes, a bote pronto. Que en Alemania se dirige a un público en inglés para cantar en español, sin mostrar nalgas, sin batuquearse de teta en teta, solo con guitarra en mano y una que otra mujer hermosa en el coro. La industria es pautada por la sociedad y el artista. Como consumidores deberíamos educarnos para elegir mejor, y como artistas corresponde rechazar propuestas que rayan en lo gastado, disoluto, y jarocho.

Algo curioso. Cuando una luminaria boricua decidió un día no mover más el boom boom, su carrera inmediatamente se vino a pico. Como si nosotros, o la industria le hubiésemos dado la espalda. Antes de traicionarse con otra basteza, probablemente decidió que era más digno recuperar un peldaño teniendo hijos, saliendo del clóset y publicando memorias. Ya otros lo imitaran.

Advertisements

2 thoughts on “Shakira y el kitsch latinoamericano

  1. Para maximizar los retornos económicos un artista debe dirigirse al mercado masivo, apelando a sus gustos e inclinaciones y su preferencia por aquello que se relacione con las emociones más simples: el amor y la sexualidad, el chiste de doble sentido que hace alusión a funciones básicas del cuerpo.

    Por otra parte, está otro mercado, minoritario, el del grupo “culto” que aspira a vivir en un entorno de la llamada civilización, en el que se encubren los impulsos naturales y se buscan satisfacciones más abstractas o “refinadas”, todas ellas aprendidas.

    En fin, lo que quiero decir es que aunque algunos optemos por el camino “civilizado” del recato y el pudor que socialmente corresponden a los valores en los que hemos sido formados, no por ello habría que condenar la naturalidad de otros y aquellas inclinaciones que a todos nos hacen humanos. El mover las caderas es una opción de shakira. A las masas (y tal vez hasta a los civilizados) les gusta porque es una celebración de la realidad humana, en la que la sexualidad juega un papel básico.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s