Plagio

 

Se dice que acometer un plagio, hincha tanto o más, que el preámbulo coital. Habría que preguntarles a sus protagonistas sobre la veracidad de este enunciado. En todo caso, resulta fascinante la evolución del término, desde su génesis medieval, donde la emulación era apreciada como un atributo corriente, hasta nuestra compleja contemporaneidad que inflige la apropiación de una firma, una idea, o un concepto. ¿En qué momento decidimos plagiar? La literatura se abarrota de casos. Algunos improbables, pero otros ya consumados tras eternas y tediosas disputas legales. Hemos de agradecer que en la creación, Dios obviara el carácter mercantilista en la naturaleza, sino, todos estaríamos juzgados, y en bancarrota.

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s