Soundtracker

 

¿Por qué algunos objetos nos atraen con mayor fuerza? Cuando surge la ocasión de apropiarnos de ese primer objeto –o elemento–, pocos entienden que el ejercicio podría desencadenar un fetiche. Desde antigüedades, hasta vello pubiano, en esto de recolectar extrañeza, todo un mundo. Un caso admirable es el de Gordon Hempton, coleccionista del recurso más abundante de nuestro planeta: Ruido. Una vez, mientras repartía periódicos en bicicleta en sus primeros años de universidad, descubrió que el caos de la ciudad lo apasionaba. Y lo grabó. Meses más tarde sucedió el milagro: el bullicio del tráfico, por vez primera, se vio opacado por el tímido y diminuto canto de un ave negra, que se imponía a solo sobre un cableado de electricidad. Desde entonces, –con su aparato (cabeza-negra) al hombro–, se ha dedicado a grabar el silencio y la eufonía más remota de nuestro entorno. Si en casa, usted alguna vez halló en un CD, o un MP3 los tonos Zen del descenso de una cascada, o la incesante lluvia con todo y sus rayos, débale esa tranquilidad a este hombre, cuya obsesión fue mucho más grande que sus propias circunstancias.


Advertisements

3 thoughts on “Soundtracker

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s